Noticias

 

Guardaparques: En cancha es donde se ve a los mejores jugadores

Fecha: 08 de junio del 2011
Fuente: FUNDESNAP

Margoth Pilco - Guardaparque Reserva de Biosfera y Tierra Comunitaria de Origen Pilón Lajas

¿Por qué decidí ser guardaparque? Porque me gusta la naturaleza, viajar al campo, trabajar con las comunidades y este era un sueño que tenía desde hace mucho tiempo, desde que yo estaba en el colegio. Mi sueño fue ser guardaparque, cuidar de las plantas, cuidar de los animales y se me hizo realidad.

Entré la primera vez que concurse. Fue cuando la única mujer guardaparque que había se salió y yo entré en su lugar. Estoy trabajando desde julio del 2007, ya van  cuatro años acá y me gusta mi trabajo, me siento bien con lo que hago.

Hago todo lo que hace un varón. Cuando uno ingresa a veces te miran como incapaz de hacerlo; incluso cuando te entrevistan te dicen que éste es un trabajo de hombres, te preguntan si usted esta de acuerdo en hacer todo lo que hace un hombre y bueno, hay que ser capaz y es demostrarles también a los varones que una puede.

Qué te diferencia de un hombre si somos iguales? Tienen dos manos, tienen pies y tienen también pensamientos; a veces ellos tan sólo de ver una mujer dicen cómo va a ser capaz de hacer cosas en el campo y es demostrar que una puede, eso sucedió conmigo. Ellos decían, por qué otra mujer, la mujer no puede, a la otra muchacha le cargaban la mochila y todo eso, yo les decía en cancha es donde se ve a los mejores jugadores, después ellos se convencieron.

También hay otra compañera, somos dos acá. Nosotras nos sentimos capaces de hacer lo que hacemos.

Un día en el campamento

Cuando estamos en el campamento hacemos todo entre todos. No porque una sea mujer una va a ser la cocinera, todos hacemos todo, unos ponen la olla, otros la mesa.

Lo primero es, levantarse a hacer su desayuno, luego partir. Ya todo en el mes está planificado, entonces es decidir dónde vamos a ir de patrullaje, al arroyo por ejemplo, allí vamos a ver que no estén dinamitando, que no metan barbasco, veneno al agua para sacar peces y bueno en todo el trayecto se camina.

Si se sale de patrullaje se sale todo el día, sólo se desayuna y se cena, no hay almuerzo y quizás se lleva un poco de  comida para el camino. Se recorre todo el trayecto, se ven animales y eso nos hace ver que no estamos cuidando en vano, se ve la flora, fauna y eso se ve todos los días.

Una vez, cuando sólo era un mes que estaba trabajando en el área, nos dicen que vayamos a verificar una madera que estaba cortada y que había que custodiar junto a tres compañeros. No era tiempo de agua, era agosto y llovió. Entonces se llenó todo de agua y nosotros dijimos nos vamos; dejamos el bote en la playa y entramos por el camino que ya era todo un arroyo.

Yo no conocía el lugar, los otros compañeros querían volver y yo dije no, yo me conozco y yo puedo caminar. Entonces dejamos todas las cosas en un lugar y nos fuimos para volver luego. Entonces nos vamos y al volver todo seguía lleno de agua, no había cómo pasar. 

Entonces con las mochilitas acá en la espalda, donde uno siempre carga sus cositas, decidimos cruzar, era terrible y los hombres decían ella no pasa, yo decía sí y el agua llegaba ya a mi hombro y como yo no soy tan alta; los otros mirándome decían no y yo dije yo puedo llegar y llegue.

Ese día no comimos todo el día, mas la lluvia, el bote se nos fue y era sólo un mes de trabajo que yo tenía; yo decía tengo que pensar si todo el tiempo la voy a pasar así y dije no, una misma se conoce. Hay cosas que una tiene que pasar en el trabajo, también cuando se trata de la naturaleza.

(Espacio dedicado a entrevistas y/o artículos que llegan desde las experiencias de los y las guardaparques).

Link relacionado: